escudo escudo colombia
Unidad de Medios de Comunicación - Unimedios
Agencia de Noticias
pd
Mapa del sitio

   

 
Cultura
Maloca de los uitotos.

Maloca de los uitotos.

Fernando Urbina, profesor de la UN. Unimedios

Fernando Urbina, profesor de la UN. Unimedios

La riqueza creativa de los Uitotos

Bogotá D. C., mar. 14 de 2013 - Agencia de Noticias UN- La maloca, el peine de techar, el banco de contar historias, la hamaca y el cernidor... A través de estos elementos, que los hacen “gente”, el profesor Fernando Urbina devela la riqueza creativa de los uitotos.

Los uitotos son un grupo de tribus hablantes de cuatro diferentes dialectos, inteligibles entre sí: bue, mïka, mïnïka y nïpode. Su territorio ancestral estuvo conformado por los ríos Igaraparaná y Caraparaná, en el interfluvio Caquetá-Putumayo. Actualmente, se encuentran dispersos por amplias zonas amazónicas de Colombia y Perú. Se estima que su población alcanza los 5.000 integrantes en el país. 

Para empezar el estudio de su creatividad, el profesor Urbina aborda su mito fundacional: “El relato ancestral narra cómo, una vez salidos de ‘El-hueco-del-origen’, las gentes se bañan y tiran los cordones umbilicales, que se unen para conformar la Serpiente Ancestral. Se dispersan creyéndose completos, pero han de regresar a capturarla, trocearla, repartirla y recibir con cada porción los respectivos gentilicios e idiomas y otra serie complementaria de elementos indispensables para ser verdadera gente”. 

Entre estos elementos, está la maloca, el peine de techar, el banco de contar historias, la hamaca y el cernidor, que bajo la mirada de etnógrafo Urbina develan su carga simbólica y estética. 

La maloca

A primera vista, la maloca es el lugar en donde los uitotos se resguardan de las inclemencias del clima. Pero es más que eso. Es una especie de selva tejida hecha de materiales del entorno que la dotan de una significativa carga simbólica. Es el lugar de los humanos. 

“La maloca, entonces, es el vientre materno en que lo humano, aquello que hace que el hombre sea verdadero hombre, que se vaya conformando mediante la socialización y desarrolle toda su potencialidad en el trato con los otros”, explica. 

El profesor la muestra como el “microcosmos” de los uitotos, que marca el ciclo de la vida. Después de ser lavado, el niño es llevado a la maloca para que viva como humano y no como animal. Cuando muere, allí mismo es enterrado, envuelto en la hamaca. 

Pero, antes de habitarla, hay que rezar “El conjuro de la maloca”. Al respecto, afirma: “Hace referencia a la Maloca Primordial que el Hijo —Añïraima— recibe de la Madre. Maloca arquetípica que está como diseño, sueño, palabra y esencia en el inframundo desde donde ha de emerger y erguirse y plantarse todo lo real”. 

El peine de techar

La maloca también sirve para protegerse del ataque de los enemigos, tanto animales como humanos. En la cosmología uitoto el animal ataca en forma de enfermedad, mientras que el hombre rival usa la brujería a través del espíritu de las bestias. 

Dos factores son la clave de la protección. El primero es la impecabilidad en la confección de la maloca. El segundo es utilizar un dispositivo simbólico que impide que el espíritu del animal entre. 

“Dicho dispositivo consiste en entretejer los pecíolos de las hojas de caraná (palmicha que se usa para techar: Mauritia carana Wallace) sobre la vara que sirve de soporte, para imitar la figura o una parte de la forma de un animal peligroso. Dichos peines o criznejas, alusivos a los animales, se ubican sobre la estructura que da sobre la puerta de entrada a la morada, puerta a la cual el Abuelo Dueño-de-maloca hace frente desde su lugar ritual”, precisa el profesor Urbina. El animal desiste al verse hecho cadáver. 

El profesor dice que ha fotografiado, al menos, 17 maneras de armar los peines, de unas 25 que existían en el pasado. Toda una muestra de creatividad, pues para techar simplemente hacía falta una. 

El banco ritual

Los bancos rituales son de muy poca altura. Tradicionalmente, eran hechos a partir de maderas duras. En tiempos modernos, se utilizan desde maderas más fáciles de manejar hasta cualquier palo acondicionado en forma burda. Pero, de un tiempo para acá, anota el etnógrafo, “se empiezan a ver en las malocas de los uitotos uno que otro butaquito de muy buena factura.” 

Para valorar su carga simbólica, vuelve al mito del origen del mundo: los hombres, que sintiéndose incompletos se dispersan en todas las direcciones, tras salir de la Laguna Original, han de reunirse en torno al banco, la llave de la historia. 

“El sabedor se sienta en el banco, en el lugar más sagrado de la maloca, a retrotraer las historias del origen para sostener el mundo y la sociedad que está a su cuidado. Sin banco en que sentarse, la historia sería solo chismorreo, carecería de fuerza, de eficacia”, cuenta el profesor Urbina. 

El mito del cerbatanero trata de un cazador que convence a un cocodrilo para que lo deje atravesar un río a cambio del banco de contar historias, desde donde el Creador alzó las palabras que crearon el mundo. 

“Por eso, el banco quedó para siempre configurando cierta forma de la cabeza del caimán. Prueba de que tal ‘mito es verdad’ se da cuando a la cabeza del gran saurio, al asolearse a la orilla de los ríos amazónicos, vienen las mariposas a posarse para toquetear con sus golosas trompas la sudoración salina de la piel, mientras narran sus historias de colores y vuelos”, expresa. 

La hamaca

De las hojas tiernas de la palma de cumare (Astrocaryum chambira Burret) se obtiene la materia prima para elaborar el hilo, con el cual se confeccionan múltiples utensilios: chinchorros y hamacas, redes porteadoras, trama y remate de canastos, nasas y amarres de todo tipo. 

“Son muchas las variedades de hamacas. Desde uno extremadamente elemental y provisional, en que se traman sin anudar varias cuerdas, hasta los de tejido muy fino y remates complejos”, dice el profesor Urbina. 

Sobre el contenido simbólico de estas piezas, recuerda cómo, en 1979, al acompañar a un uitoto mientras tejía una hamaca, se percató de que en un extremo había un hueco. 

Le hizo saber que había olvidado hacer un nudo, a lo cual el indígena respondió que era intencional, que se hace de esa forma para que por allí salgan las pesadillas. “¡Hasta los “defectos” comportan simbolismos llenos de sentido!”, se dijo. 

Ahí no para la compleja red de significados relacionada con la hamaca. En 1980 murió un anciano, que fue envuelto en su hamaca, luego metido en un ataúd y enterrado en el cementerio de la comunidad bajo el rito católico. 

El profesor recuerda que los dolientes decían que antes “el sabedor era sembrado en su maloca, solo envuelto en su hamaca (placenta), acurrucadito (en posición fetal), volviéndolo al vientre de la Madre Tierra”. 

El cernidor

Cuando quiso documentar el tejido, acompañó a un uitoto en este proceso desde el momento en que, en medio de una partida de caza, recogió una variedad de bejuco para elaborar un cernidor. 

A la recolección del material le siguió un largo proceso para obtener tiras, que entrelazó para formar cruces superponiendo una a otra en una clara metáfora de la vida: “Todo en la vida comienza así, cuando una cosa se junta con otra. Por eso cada ser necesita de otro”, fueron las palabras del artesano al profesor. 

De cuando en cuando, iba tejiendo de a pocos. Y cuando llegó el momento de rematar la pieza, el artesano recordó: “el Padre creador nos enseñó que todo ha de tener un término, un límite”. 

La confección duró más de un mes y, cuando estuvo terminado el cernidor, el uitoto se lo regaló al profesor Urbina, que aún lo conserva. 

Esta investigación se encuentra publicada en el libro Lenguaje creativo de etnias indígenas de Colombia, con el que el Grupo de Inversiones Suramericana S. A. y Suramericana S. A. rinden homenaje a las manifestaciones artísticas de los pueblos tradicionales de Colombia.

(Por:Fin/AF/clc/fgd)

N° 543

Con el inicio del Centro de Estudios del Pacífico se beneficiará el desarrollo de la región.

U.N. inaugura primer Centro de Estudios del Pacifico de Colombia

El edificio funcionará en la Sede Tumaco de la Universidad Nacional de Colombia y lo inaugurará este martes 25 de noviembre el rector de la Institución, profesor Ignacio Mantilla Prada.Ver más

Ceremonia de entrega. Foto: Catalina Torres

U.N. Radio gana Premio Nacional de Periodismo Agropecuario

Bajo el título “Pacto Nacional Agrario”, emitido el 19 de septiembre del 2013, el programa UN Análisis fue galardonado en la categoría Radio con el Premio Nacional de Periodismo Agropecuario.Ver más

Varias generaciones de egresados se reunieron en este encuentro de la U.N. Fotos: Felipe Castaño

Se fortalecen redes de egresados de la U.N.

La lluvia y las bajas temperaturas no evitaron que generaciones de egresados de la Universidad Nacional de Colombia se reencontraran en el que fuera su segundo hogar durante años de estudio de pregrado y posgrado, incluso algunos...Ver más

La investigación evaluó el manejo hidrosedimentológico que debía hacerse en la zona como consecuencia del desborde del río Cauca en el 2010.

Recomendaciones para La Mojana no han sido atendidas

Las recomendaciones de un estudio contratado por el Gobierno nacional con la U.N., para recuperar la región de La Mojana, no han sido atendidas. Mientras tanto, algunos pobladores de la región siguen viviendo en carpas, en la...Ver más

Concierto ofrecido durante la celebración de los 75 años del Departamento de Química. - Catalina Torres / Unimedios

Café, plaguicidas y aromas, orgullos de químicos ilustres

Un sistema para optimizar la penetración de plaguicidas en las plantas, sabores naturales de productos reconocidos en Colombia, como el bon bon bum, y la calidad del café que se exporta son algunos de los temas que lideran...Ver más

Diario de la Universidad Nacional

Hoy a las 10:00 a.m., en una nueva sesión de los Foros CAUN, se abordará el tema “Certezas y falacias de la reforma a la administración de justicia: una mirada crítica”.Ver más

Así son los nanotubos trabajados desde la Maestría en Ciencias–Física.

Nanotubos de dióxido de titanio, claves para sensores ultravioleta

La importancia de utilizar nanoestructuras tubulares de este material radica en que es económico, fácil de conseguir y no tóxico. Así lo demostraron las pruebas realizadas en la Universidad Nacional.Ver más

Analizar los factores económicos de la producción minera de oro en el bajo Cauca es uno de los proyectos que desarrolla la Facultad. Cortesía Grupo Ígnea.

Gobernación y U.N., aliados por el desarrollo minero de Antioquia

Siete proyectos por $ 12.635 millones, de las vigencias 2012 a 2014, son un ejemplo contundente de la óptima relación existente entre la Gobernación de Antioquia y la Facultad de Minas de la Universidad Nacional Sede Medellín.Ver más

Imagen de una tormenta eléctrica en el centro de Medellín. http://www.eserna.com/Interes/poder.JPG

Red de sensores detecta tormentas eléctricas en Valle de Aburrá

Dicha metodología, que tuvo en cuenta la topografía montañosa de la región, mide con una precisión de 600 metros la distancia a la que se encuentra una nube que puede soltar un rayo.Ver más

En la obra La Fuente, un orinal es resignificado cuando se traslada a un museo, con el fin de ser tratado como una obra de arte. Foto: www.heelsandwheelsonline.com

Arte: entre la regla y el azar

En la actualidad, la crisis del relato en las obras de arte pone en jaque la responsabilidad sobre su producción y divulgación.Ver más

Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 No 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en Lí­nea Agencia de Noticias UN Contaduría General de la Nación
PBX: 3165000 ext. 18108
agencianoticias@unal.edu.co
Aviso Legal