escudo escudo colombia
Unidad de Medios de Comunicación - Unimedios
Agencia de Noticias
pd
Mapa del sitio

   

 
Análisis
La Alianza tiene para el cuarteto el significado literal en forma más cabal. Son gobiernos aliados para participar coordinados en uno de los lados del fraccionado proceso de integración del Pacífico.

La Alianza tiene para el cuarteto el significado literal en forma más cabal. Son gobiernos aliados para participar coordinados en uno de los lados del fraccionado proceso de integración del Pacífico.

“La proyección global china es real e inmodificable”

Bogotá D. C., sep. 18 de 2013 - Agencia de Noticias UN- El grupo conformado por Chile, Perú, Colombia y México agrega poco al circuito de ventas e inversiones que disfrutan entre sí. Sus acciones se dirigen a participar en el TPP (Trans-Pacific Partnership).

Tras dos décadas del hundimiento del bloque socialista, la competencia por el poder global continúa incólume, si bien se da cierta variación de sus protagonistas. Desde la desintegración de la URSS y con una Europa en franca decadencia, la disputa por el poder ha pasado de la cuenca atlántica a la pacífica.

Eso de “Pacífico” es mucho decir, pues ese ámbito sufre las conmociones tectónicas de una dualidad estratégica restructurada. La pregonada multipolaridad del sistema mundial, que muchos plantean más con el deseo que con los pies en la realidad, no deja de ser por ahora un bello sueño.

La dicotomía del poder también se impone sobre el cínico y triunfalista unipolarismo pretendido por el Pentágono, ante la vista del cadáver del enemigo de posguerra en 1991.

Lo cierto es que los hechos crudos muestran a Washington y a sus aliados al frente de la ofensiva política y militar para preservar el control mundial, en detrimento de sus opositores globales: Pekín en unión cada vez mayor con Moscú y otros poderes contestatarios menores. 

Giros insospechados 

La nueva bipolaridad surgió de manera espontánea como reacción física a la arrogancia de un poder hegemónico, y se desencadenó en el momento mismo del colapso socialista.

El sistema capitalista mundializado, por supuesto, ha conectado a los rincones del planeta sin excepción, para exponer a hombres, mujeres, niños, animales, plantas, minerales, metales, agua, paisajes, lluvias, arenas, biodiversidad y culturas a la valoración incesante de la inversión.

Sin embargo, la división del trabajo, que especializa a los países, se monta sobre la fisura colosal estratégica entre el poder dominante, que declina, y el nuevo poder emergente.

Hace pocas semanas, el Departamento de Estado de los
EE. UU. encendió las alarmas por el ingreso de hackers de Shanghái a los computadores del Pentágono. Empero, las revelaciones de Edward Snowden despejan las dudas sobre la verdadera oficina del Gran Hermano y sus métodos de seguimiento.

En medio de las condiciones más precarias, Asia eleva el valor de la inversión como ningún otro continente lo puede hacer. Allí sucede a diario el milagro de la multiplicación de la riqueza en medio de odiosas condiciones laborales.

Baste recordar las dos mil mujeres sepultadas por el edificio derrumbado en Bangladesh. Pero ese trabajo precario, además de permitir la supervivencia de la población, genera réditos para la inversión –nacional y extranjera– y para los presupuestos estatales.

Con holgados recursos, ciertas dirigencias pulen sus intereses nacionales mientras avizoran proyectos globales. El choque no es, por supuesto, de civilizaciones –como Huntington lo predica sin vergüenza alguna–, sino de superpoderes, con el planeta entero como la lona de su contienda. China da cuenta del mayor incremento militar hoy por hoy, no sin sus debidas razones.

Estos hechos tozudos han desencadenado giros insospechados en la política exterior de los países. En el Pacífico occidental, por ejemplo, la organización del sudeste asiático de Tailandia, Malasia, Indonesia, Vietnam, Filipinas y cinco países más, nacida en 1967 para contener el comunismo maoísta, ha convenido vincular a sus vecinos ricos, empezando por China, luego Japón y Corea.

África tiene a China como su principal socio comercial, mientras los chinos aumentan allí sus programas de asistencia técnica y militar. Asimismo, el antiguo imperio es hoy el primer mercado para Brasil, Argentina, Chile y Perú, lo que tiene efectos considerables en sus relaciones políticas, más proclives a no acompañar las reiteradas iniciativas antichinas en los foros de derechos humanos, ambientales y del trabajo. 

¿El Pacífico? 

El Gobierno colombiano pareciera sobreponerse a las ambivalencias para arrojarse en los brazos de la dinámica estratégica más reciente. Asegura que, como nunca en el pasado, va a ponerles plena atención a los países asiáticos.

Como prueba de ello ha forjado la Alianza del Pacífico, con Chile, Perú y México. Tan nobles deseos conllevan algunas agendas no tan trasparentes, como los cánones del libre comercio predican. Por una parte, la Alianza agrega muy poco a un circuito de ventas e inversiones del que ya disfrutan los cuatro países, entrelazados como están por TLC mutuos.

Ya nos acostumbramos a comprar el pan de Bimbo, el cemento de Cemex y las líneas de Telmex y Claro, de los inversionistas mexicanos; los artículos de Falabella y la banca chilena; así como los alimentos y la gastronomía peruana. A cambio, Colombia les exporta bienes básicos, como café, algodón y azúcar.

En nuestra oferta, los bienes manufacturados son irrisorios. Aun con el ingreso de Canadá, Panamá y Costa Rica, el margen de expansión económica es residual, dada la apertura de fronteras para el intercambio con ellos.

Por otra parte, la Alianza tiene para el cuarteto el significado literal en forma más cabal. Son gobiernos aliados para participar coordinados en uno de los lados del fraccionado proceso de integración del Pacífico.

En efecto, sus acciones se dirigen a participar en el TPP (Trans-Pacific Partnership), el acuerdo comercial liderado por Estados Unidos que busca crear el área de libre comercio entre las “economías abiertas”, es decir, aquellas menos afectas a Pekín. El club de las “democracias”, que se diferencia de esos “regímenes autoritarios”.

Dados esos movimientos colosales, lo más probable es que los arreglos políticos, disfrazados de acuerdos económicos, tiendan a ser muros de contención frágiles para unas aguas que se desbordan.

En medio de sus dificultades y desaciertos, la proyección global china es real e inmodificable. No estamos ad portas del reemplazo de la hegemonía, pero sí en una fase de transición hacia un equilibrio en el poder mundial, cuya esperada permanencia va a depender de los compromisos concertados multilaterales, es decir, del papel activo de la ONU.

(Por:Fin/Pío García/GAC/)

N° 138

Directivas de la U.N. visitan obras en Sede Bogotá

Encabezadas por el rector de la U.N. Ignacio Mantilla, las directivas de la U.N. visitaron las obras en los edificios del Archivo y Enfermería, así como la culminación de una nueva etapa de la renovación de andenes del anillo...

Bienvenida a nuevos estudiantes de la U.N.

Un total de 2.297 estudiantes fueron recibidos con acordes de la Orquesta de Cuerdas de Bogotá en el Campus Universitario. El rector Ignacio Mantilla ofreció un saludo a los jóvenes y familias que a partir de hoy forman parte de...

La Orquesta de Cuerdas de Bogotá amenizó la bienvenida de los estudiantes. - Fotos: Catalina Torres / Unimedios

U.N. dio bienvenida a nuevos estudiantes y a sus familias

Con la presencia de los científicos Manuel Elkin Patarroyo y Jorge Reynolds, y un concierto ofrecido por la Orquesta de Cuerdas de Bogotá, la U.N. Sede Bogotá recibió hoy a los estudiantes que llegan por primera vez a la...Ver más

El rector Ignacio Mantilla y las directivas de la Institución durante el recorrido de hoy. Fotos: Catalina Torres / Unimedios

Rector de la U.N. supervisa avances de obras en la Sede Bogotá

Nuevos andenes en el anillo vial, reforzamiento y ampliación de las edificaciones de Archivo e Ingeniería y adelantos del próximo edificio de Enfermería son algunas de las transformaciones que cambian la imagen de la U.N.Ver más

La colección de mariposas de la Sede Orinoquia es una de las más vistosas del acervo entomológico.

U.N. Sede Orinoquia documenta biodiversidad de la región

Un total de 3.300 insectos y más de 850 especies vegetales conforman el acervo que resguarda la Universidad Nacional Sede Orinoquia para el país.Ver más

Se investigan propiedades medicinales del sanagua

El Grupo de Investigación en Fitoquímica y Farmacognosia de la U.N. estudia las propiedades que puede tener este fruto, cuya palma se encuentra en la Costa Pacífica, la Amazonía y parte de la Orinoquia. Los profesores y...

El taller analiza desde la ética los pilares de la Universidad vigentes y aquellos que necesitan cambios.

Temor a la ley impone comportamiento ético

Esta fue una de las hipótesis generadas en el taller sobre los aspectos éticos necesarios para un modelo de universidad superior, realizado hoy como preámbulo de la Cátedra Patiño Restrepo de la U.N.Ver más

El profesor José Félix Patiño, en su biblioteca, años atrás. (Foto: archivo de José Félix Patiño).

Biblioteca del exrector Patiño, legado para la U.N.

Un total de 70.800 folios de documentos inéditos y más de 15.000 libros hacen parte de la donación que el profesor José Félix Patiño entregó a la U.N., como legado para las generaciones venideras y la comunidad académica del...Ver más

Diario de la Universidad Nacional

El próximo jueves 5 de febrero se realizará el “Primer foro debate política pública: sembrando futuro por las hijas e hijos de nuestra tierra”. Ver más

El manatí (<i>Trichechus manatus</i>).

Iniciativas en marcha para salvar al manatí

Actividades como cacería, ganadería y pesca indiscriminada, así como el cambio climático, atentan contra el manatí (Trichechus manatus), también conocido en nuestro país como vaca marina. Ver más

Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 No 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en Lí­nea Agencia de Noticias UN Contaduría General de la Nación
PBX: 3165000 ext. 18108
agenciaun@unal.edu.co
Aviso Legal